>  Oposiciones a la Administración de Justicia   >  Academias Oposiciones Justicia   >  5 razones por las que cambiar de academia para las oposiciones
razones para cambiar de academia de oposiciones

La mayoría de opositores optan por estudiar en una academia pero ¿cuándo se sabe si estamos perdiendo tiempo y dinero? No todas las academias de oposiciones cumplen nuestras expectativas ni se adaptan a nuestra forma de estudiar por eso hoy te voy a dar 5 razones por las que cambiar de academia para las oposiciones.

 

1. No te dan actualizaciones del temario

Memorizamos cada detalle de los temas y nos damos cuenta que… ¡esa ley se ha actualizado hace meses! Hay muchas academias que dan todo el material con el temario pero es necesario que vayan informando a sus alumnos de cada una de las actualizaciones legislativas.

Éste es una de las principales dificultades de los temarios jurídicos, que se publican cada día modificaciones en el BOE. No todos los días ni todas las semanas vamos a tener que reorganizar nuestro temario pero sí es importante que sea nuestra academia la que nos informe de ello. Al fin y al cabo, un opositor ya tiene demasiadas preocupaciones como para estar pendiente del BOE diario.

 

2. Escasa organización de estudio de los temas y poca rigurosidad

En mi opinión, una academia no sólo tiene que aportarte materiales para el estudio sino una planificación. Obviamente, cada opositor va a tener un ritmo en función de sus circunstancias personales y profesionales. Es responsabilidad de cada estudiante, adaptar ese planning de estudio a una rutina productiva pero una academia debe darte ciertas pautas.

De esta forma, sabremos si a un determinado tema le estamos dedicando demasiado tiempo o si debemos de pararnos en ciertos detalles. Todos hemos sido opositores novatos y no sabemos la dificultad del tema al que nos estamos enfrentando en una primera vuelta. Así que debemos confiar en una academia que nos oriente ya que ellos tendrán la experiencia de otros opositores y un conocimiento de la materia avanzado.

 

3. Profesores que no cumplen el planning

Otro caso bastante común en las academias de oposiciones es que los profesores proporcionan una planificación de estudio ¡que ellos terminan no cumpliendo! Es una irresponsabilidad no ser rigurosos con el planning que han dado a los opositores ya que para ellos, es la guía a seguir en su estudio. Si esta semana toca explicar la Constitución Española, no puede llegar el profesor a la clase y decir que no da tiempo porque la semana anterior no terminó otro tema.

Los opositores tienen que establecer una rutina muy marcada de estudio. Los profesores de las academias, como profesionales que son, deben apoyar este concepto porque son nuestra guía durante la oposición.

 

4. No proporcionan todo el material necesario para aprobar la oposición

En estos años, he visto muchas academias que no proporcionan test o simulacros de examen. Los profesores se limitan a leer las leyes y/o explicarlas en clase. Por supuesto, esto es parte de lo que una academia de oposiciones debe ofrecer pero también es necesario que aporten otro tipo de material.

Si vuestra oposición es jurídica, tenéis todas las leyes de forma gratuita en el BOE. Por ello, el hecho de que os ofrezcan un temario de leyes para oposición no es demasiado valioso en muchos casos (a no ser que esté bien estructurado y que contenga esquemas, resúmenes, notas, etc.) El valor añadido de los materiales que puede aportar una academia son los test, casos prácticos y exámenes de años anteriores. Con ellos, es cómo realmente vamos a poder ver el nivel de conocimientos que tenemos sobre la materia.

 

5. No resuelven dudas ni explican la materia en las clases

A algunos os podrá sorprender esta última razón pero efectivamente, hay academias de oposiciones cuyos profesores no resuelven las dudas de los estudiantes. También he escuchado de academias que no explican la materia en clase sino que se limitan o bien a leer las leyes (sin más) o a practicar con test (algo que puedes hacer por tu cuenta). 

Personalmente, considero que ésta es de las 5 razones para cambiar de academia para las oposiciones, más poderosa. Si un opositor decide invertir en una preparación y confiar en un profesional, debe exigir algo más que una lectura de las leyes (repito, las puede encontrar de forma gratuita en el BOE) o clases que no le aporten nada a su formación.

 

Durante todos los años que llevo escribiendo en este blog y contestando a mensajes de opositores, he leído todo tipo de experiencias. Elegir correctamente una buena academia o preparador, es una de las decisiones más importantes para todo opositor. No es fácil decidirse puesto que el mercado está lleno de academias presenciales y online. Todos hemos sido novatos en el mundo de las oposiciones y muchos, hemos cambiado de academia tras varios meses de frustración y dudas. Con este post, intento que muchos opositores tomen la decisión adecuada lo antes posible para que una academia no sea un obstáculo en tu formación, sino tu mayor guía.

Ya sabéis que yo hice el curso completo de esta academia online y que es la formación que yo siempre recomiendo porque es la que probé de primera mano y me fue muy bien con ellos.

 

¡Espero que os haya sido útil el post de hoy!

 

Tutorías de motivación para opositores

 

¡La lista de espera para la próxima edición de las tutorías de motivación “Creo, Puedo, Apruebo” se va a cerrar en unas horas!. La edición de otoño 2020 ¡ha sido todo un éxito! En pocos días se agotaron las plazas de todos los grupos de otoño por ello, ¡no dejes de apuntarte de forma gratuita a la lista de espera para poder acceder primero a las plazas de enero-febrero! ¡Habrá un único grupo semanal! 😊

 

¿Todavía no te has apuntado a mi newsletter gratuita? Puedes hacerlo en mi web principal y recibirás semanalmente un correo que te ayudará a seguir en este camino con ilusión, esfuerzo y constancia.

 

Comentarios:

  • Lidia

    11 diciembre 2020

    un diez para ti patricia! se tenia que decir… y se ha dicho 🙂

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.